FANDOM


Filoctetas nos recibe en su mansión de las Islas Caimán tras un ajetreado viaje en el que nos han vendado los ojos minutos antes de subir al helicóptero que ha tenido a bien fletar para nuestro magacín bimensual para adultos. En cuanto mis pupilas se adaptan a la refulgente luz solar, percibo los dos metros largos de la imponente figura de nuestro interlocutor envueltos en un albornoz rosa de la Pantera Rosa. No parece llevar nada debajo, salvo unas zapatillas amarillo limón con orejeras. Me estrecha la mano efusivamente, me da un par de collejas y me ofrece un aperitivo.

- Son testículos de tigre albino al Albariño. Masticalos despacio, gañán, ¡Ja, ja, ja! El plato es de marfil, las piezas de la vajilla están contadas. ¿Traes la grabadora?

Saco nerviosamente la grabadora y se la enseño tan rápido como puedo, pero Filoctetas ya se ha dado la vuelta y se dirige al interior de la casa. El sonido de lo que parecen dos docenas de pitbulls hidrofóbicos acercándose a lo lejos me convence de que me ponga en marcha lo antes posible. Observo el brillo de un par de AK-47 reluciendo en la azotea. Me parece divisar un bicho deforme con algo parecido a un pico en una jaula del patio trasero. Me da la impresión de que no me pagan lo suficiente, pero no he llegado hasta aquí para nada, así que trago saliva y sigo a mi anfitrión hasta el salón principal. Filoctetas escupe una flema marrón sobre un jarrón un tanto obsceno y por primera vez me mira directamente:

- Te seré sincero: no me gustan las entrevistas. El último periodista que intentó acercarse a mí defeca en una bolsa de drenaje. Pero tú me caes simpático: si te portas bien, conservarás el colon intacto.

Disipo con un movimiento de cabeza las poco halagüeñas perspectivas de colostomía que me ofrece mi interlocutor y nos sentamos en una mesa pentacular a realizar la entrevista. Por descontado, las fotografías están descartadas. Dos guardaespaldas ucranianos armados con machetes agujereados (y seguramente alguna cosa más) no nos quitan ojo de encima, y Filoctetas va respondiendo distraidamente las preguntas mientras vacía a morro una botella de Moet & Chandon y apaga una colilla tras otra en un cráneo fosilizado de chimpancé, o al menos eso espero. Su voz es grave y firme, y en ocasiones se demora varios minutos en responder mientras emite sonidos guturales y alterna el castellano con el gallego, el griego y el esperanto sin apenas darse cuenta. Observo que hace tiempo que se arranca las pestañas, y apenas se asoma una sombra de cabello en su interminable cráneo tatuado. No tiene dedos meñiques.

-Entrevistador: Señor Filoctetas, se ha rumoreado mucho sobre usted desde que dejó de escribir artículos en la Inciclopedia. Algunas teorías afirmaban que había muerto en un safari de osos polares. ¿Cuáles fueron los verdaderos motivos de su marcha?

- Filoctetas: Todo lo que tenía que decir al mundo ya está dicho. El que quiera entender, que entienda. Necesitaba vivir experiencias que ningún humano hubiera vivido antes. Conocer gente bajita, caníbales, todas esas cosas. Seguro que me entiendes, ¿eh? Coge una empanadilla.

- E: No, gracias. Veamos, se le ha podido seguir últimamente a través del blog Happy Psycho Family, en el que nos deleita con sus agudas descripciones de la realidad social, y nos abre los ojos a elementos ignotos del submundo audiovisual. ¿Necesitaba nuevas formas de expresar sus inquietudes?

- F: Sólo intento devolverle al mundo un poquito de la inmundicia que me arroja cada día. Soy un espejo deforme, reflejo el esperpento del mundo en cada uno de sus miserables habitantes. Hay un Redneck necrófilo dentro de todos nosotros, sólo necesitamos que alguien nos lo muestre. Algo parecido decía Camus, pero se reventó la cabeza borracho a 200 por hora en un descapotable. Deberíamos hacerlo todos. (Se levanta lentamente) Te he dicho que cojas una empanadilla.

- E: Eum... De acuerdo. ¿Son de bonito?

- F: Son empanadillas. (Engullo la empanadilla sin masticarla, reprimiendo una náusea. Afortunadamente, se vuelve a sentar). ¿Has visto mi animal?

- E: ¿El de ahí afuera? Apenas de refilón... ¿Tenía pico?

- F: Es un Grifo. Y los muy cabrones decían que no... Bueno, mierda, esto no te interesa. Siguiente pregunta.

- E: En la versión NSFW de su blog a menudo nos sorprende con impactantes documentos. ¿Es cierto que, de algún modo u otro, siempre se puede apreciar su figura en todos ellos?

- F: Es totalmente cierto. Sólo hay que buscar con detenimiento.

- E: ¿Qué hay de su relación con el usuario Dark delegation? ¿Llegaron a las manos, como se llegó a afirmar en aquella edición del Reader´s Digest?

- F: Lo que ha pasado entre Dark Delegation y yo, queda entre Dark Delegation, yo, y una prostituta tailandesa sifilítica. (Sonríe malignamente mostrando un afilado colmillo de oro). No te molestes en buscarla.

(Le llamo la atención sobre la peculiar ornamentación que decora las paredes del salón. Una colección de cabezas de animales disecados cubre totalmente la pared frontal. Observo con cierta incomodidad que el último de los marcos está vacío.)

- E: ¿De dónde procede su particular estilo decorativo? ¿Visita a menudo IKEA? ¿Compra por catálogo?

- F: Hago mis pinitos como interiorista. Soy ecléctico por naturaleza: Marilyn Manson y la Duquesa de Alba; David Lynch y la Baronesa Thyssen. Estilo necro-ibicenco. Ahí está el secreto. Fíjate, eso de ahí no es gotelé. ¿Otra empanadilla?

- E: Gracias, estoy lleno. Hábleme de sus gustos literarios. Observo que dispone de una envidiable biblioteca.

- F: Disfruto de los clásicos. Las deliciosas sátiras de Juvenal y Lucilio me regocijan sobremanera. Por otra parte, últimamente me sumerjo una y otra vez en los sonetos de Petrarca. Eso, y Dan Brown. ¡Ah!, y me gustan las etiquetas traseras de las botellitas de champú de los hoteles. Por si te lo estabas preguntando: no, no uso champú. Hago mis abluciones matinales en compañía de los tiburones. Algunas veces muerden ellos, y otras yo. Pero nos estamos yendo del tema...

- E: ¿Qué me dice de la música? ¿Qué le interesa?

- F: Toda la historia de la Música hasta nuestros días no es más que una nota a pie de página en la partitura que estoy dando a luz. Llevo doce años trabajando en ello. Será como el Anillo de los Nibelungos, pero en bueno. Planeo interpretar todos los papeles. Llevo el libreto muy avanzado, pero se me presentan algunas dificultades, digamos, logísticas, de cara al gran estreno en Bayreuth... ¡Incluso para Filoctetas resulta difícil conseguir seis toneladas de esperma de cachalote! Tal vez haya un pequeño papel para ti. ¿Sabes nadar?

- E: No. ¿Podría adelantarme algo más de sus próximos proyectos?

- F: Planeo editar una segunda parte del Necronomicón, me estoy documentando sabiamente, me está resultando muy divertido el proceso de documentación. Por cierto que cuento entre mis más preciadas posesiones bibliográficas la edición original de esa obrita...

- E: Um, creía que era un libro ficticio...

- F: ¡Ñiñiñiñí! (Se exaspera) "¡Creía que era un libro ficticio!"... Pequeño plumilla, eres más tonto de lo que me habías parecido a primera vista. ¡Tú sí que eres ficticio! ¡Todos lo sois! ¡Una absurda masa ficticia de despertadores, buenos modales, ADN e hipotecas! ¿Te gusta esta alfombra? Auténtica piel tailandesa. Si te fijas bien, podrás distinguir un par de pezones entre el estampado.

- E: Ehm... (Intentando escurrir el bulto lo antes posible) Bueno, creo que ya tengo suficiente material para el reportaje. ¿Le gustaría añadir algo más para nuestros lectores?

- F: No. ¡Sí! Escribe ahí que Filoctetas no está loco. No abrazo caballos ni me corto orejas. Los meñiques, tal vez, pero eso no tiene nada que ver. Y escribe que preferiría contemplar una sesión triple del Planeta de los Simios de Tim Burton con unos siameses leprosos mordiéndome los dedos de los pies antes que editar una sola línea más en la Inciclopedia. Y escribe también que la lengua bífida tiene muchas más aplicaciones de lo que usualmente se piensa, y que todos lo podrán comprobar muy pronto. Y ahora tienes sesenta segundos para llegar al helicóptero antes de que aquí, mis bigotudos amigos te demuestren la eficacia de los protocolos de persuasión ucranianos con una cucharilla de café y todo el tiempo del mundo.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar