FANDOM


Filoctetas nunca nació; no fue alumbrado. Surgió. Fuertes vientos de levante soplaban cuando decidió venir al mundo, así, porque sí. Dijo:"Me parece que por aquí me lo puedo pasar bien". Dijo bien. Se hizo con un paraguas a cuadros y una riñonera rosa fosforito. Explicó: "Me hace falta esto; no te burles de mí." Abrió su paraguas frente a la oficina de correos. Respiró profundamente; no tenía prisa. Le picaban los tobillos, pero no les hacía mucho caso. Una tarde de verano, su vecino de abajo le dijo: "Lo que todo el mundo necesita es irse al bar. A veces da la impresión de que puede ser suficiente beberse una botella de anís en el rellano de la escalera, pero nada de eso es comparable al espectáculo sin parangón que supone irse al bar, con todas esas supermodernas. Algunos deciden fumar cigarros aliñaos bajo el puente prerrománico, pero lo que pasa es que no tienen cartos para irse al bar. En el bar hay señoritas bamboleando los cuartos traseros, pero hay pocas oportunidades de consumar nada tangible ni dirigible, ni mucho menos dilatable o confortable. Pero todos nosotros debemos irnos al bar ahora mismo. Se está bien, eso es.". Filoctetas abrió una cerveza y escupió un trozo de muela. "Tengo hambre. Me parece que no sabes dónde te estás metiendo".

Miré abajo y comprobé que las cuerdas eran firmes. Apenas podía revolverme en la cruz. Caoba, pensé, al menos moriría con clase. Me quiere desangrar a lo galego, a matanza do porco. No le daré la satisfacción. Puedo practicarme un orificio competente a la altura de la nuez; circuito cerrado boca abajo... Veinte segundos, más o menos. No. No me lo permitirá. Esparadrapo; tiritas; coderas. Cualquier cosa vale. Me enseñará sus fotos de la comunión. No será una opción; no me permitirá irme al bar. Me puedo ir despidiendo de mis seres queridos. No me queda ninguno. Me iré en silencio. Filoctetas esboza esa sonrisa maníaca, las mejillas sonrosadas y los dientes afilados. Me parece verle parpadear antes de descargar el brazo sobre mi aorta; sé que no es posible, pero me parece una posibilidad elegante... No voy a proponer un desayuno. Si conservara el maletín, me introduciría en su interior, Ya sabes: dentro. No vale la pena... Que nadie me vuelva a olvidar... Canto la traviata antes de ver mis intestinos rozando el suelo. No me los piso; les presento mis respetos, cierro los ojos, se acabó lo que se daba.

Mañana será otro día.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar